-
-
-

lunes, 1 de julio de 2013

Crítica de “Gru 2, Mi villano favorito”. El mal se viste de morado

Repiten en la dirección en esta secuela Chris Renaud y Pierre Coffin. Como curiosidad contar que ambos doblan en la versión americana tanto a los Minions como a los Minions malvados.

Gru ya ha dejado de ser ese villano que se mostraba en la primera parte y ahora es un ser adorable, que ha montado su propia empresa de fabricación de mermelada teniendo al frente de la fábrica al Dr. Nefario, y como sus trabajadores a sus siempre fieles los Minions. Vive feliz con sus hijas Margo, Edith y Agnes que han sabido sacar lo mejor de su personalidad, haciendo que sea alguien tranquilo y sin maldad.

Crítica de "Gru 2, Mi Villano Favorito".

Un buen día dentro de su tranquilidad le buscan para que atrape un villano, Lucy Wilde una agente secreta, y aunque de primeras es reticente en aceptar este reto, acaba cediendo y embarcándose en una nueva aventura pero esta vez desde el otra lado.

Aunque reconozco que no me gustan las segundas partes ni los remakes, he de reconocer que “Gru 2, Mi Villano Favorito” me ha gustado más que la primera. Aunque muchos dicen que la primera tiene más acción, no estoy de acuerdo, a mí me pareció más dinámica ésta y se me hizo más entretenida y amena. Dentro de lo amenizado que puede ser para un adulto una cinta que desde luego está destinada cien por cien a los más pequeños de la casa, y que no tiene más moraleja que el centrar en reflejar la bondad de las personas y la unión familiar sobre todo.

Aquí en “Gru 2, Mi Villano Favorito” perdemos a un personaje de la primera con bastante carisma y que le da un valor muy importante a Gru, que es su madre, ese referente que vemos como le ha marcado toda su infancia y sus ilusiones. Se le echa en falta la verdad, pero aparecen como novedad esos divertidos Minios malvados e tonalidad morada, que son menos incomprensibles vocalmente todavía, y que tienen un aspecto de alocados que harán sacarnos más de una sonrisa, y algún que otro villano que con sus bailes harán que la cinta no decaiga del todo.

El factor sorpresa que queda por aparecer, es el amor que nacerá por iniciativa de esas hijas que quieren que Gru, su padre les busque una madre para criarlas y crear una familia completa y aportarle más felicidad a todos. Todo eso se consigue con pequeñas dosis de humor entre Lucy y Gru, y con la chispa sobre todo de Agnes, que dentro de las tres pequeñas es la más adorable y entrañable.

Desde luego el lucimiento del 3D no es algo meramente necesario para esta cinta porque tenemos que llegar a los créditos finales para poderle sacar el jugo suficiente a esta tecnología que aporta bien poco durante todo el metraje.

Si entramos más en detalle sobre el doblaje hay que resaltar el estupendo trabajo de Patricia Conde en el papel de Lucy, dándole una entonación y tonalidad al personaje que le hace más carismático y sensual en el momento oportuno, con el enfoque necesario en cada secuencia. No quiero decir con esto que Florentino Fernández no esté bien en el papel de Gru, pero para mi gusto pasa más inadvertido, todas sus frases son más lineales por lo tanto me llegan menos.

Poca imaginación veo por parte de los dibujantes en muchas películas infantiles porque si nos centramos en un personaje en concreto como es el de Agnes, ya le vimos en la película de “Monstruos, S.A.” en el 2001; por supuesto en la primera parte de Gru en el 2010 y siendo la imagen de otro personaje en Rompe Ralph en el 2012.

Entiendo que el dibujo y el personaje tiene carisma y encanto, y que en cada película refleja edades distintas con argumentos diferentes, pero no deja de ser la misma cara y para mí eso algo que ya lleva a encasillarle de alguna manera en un estatus, en su primera película y de ahí partir la veremos como si de una copia se tratase.